El esfuerzo nunca te traiciona

Hace ya unas semanas que volvimos del gasshuku de este año. Como siempre ha sido  una experiencia fantástica, y lo vivido allí me sirve de semilla para poder relatar esta entrada.

Todos los años en la apertura del curso se nos regala una camiseta con un mensaje, el cual, muchas veces está estrechamente ligado a la cultura japonesa de la que tanto podemos aprender en occidente. La idea es que ese concepto, proverbio, idea, metáfora, etc … resuene en nosotros  y pueda servirnos positivamente, ya no solo durante esa semana, sino mas adelante.

La imagen que encabeza este pequeño artículo muestra el mensaje que refleja la camiseta de este año. “El esfuerzo nunca te traiciona”. Y acerca de este concepto es sobre lo que me apetece hablar hoy.

el esfuerzo nunca te traiciona

El trabajo diario, el trabajo duro es el único combustible que puede permitirte llegar a acercarte o incluso lograr tus objetivos. Sería muy ingenuo, muy infantil pensar que se puede conseguir algo sin ningún tipo de esfuerzo, eso hay que tenerlo muy presente. Si quieres algo hay que luchar por ello.

Antes he mencionado “acercarte a tus objetivos” con la idea de reflejar que trabajar duro por tus metas no garantiza que las logres. Es duro y puede ser difícil de digerir pero es así, las cosas no siempre son fáciles y ni mucho menos siempre salen como uno desea.

Pero mas allá de el/los objetivos que busques, cada uno los suyos, tenemos que darnos cuenta de que lo importante es el camino, no el destino. Lo que verdaderamente hará que disfrutes será el esfuerzo que dediques en recorrer el camino, para quizás, poder lograr tus objetivos. Pondré un ejemplo para tratar de ilustrar esto último.

La semana siguiente al Gasshuku se celebró en Irlanda el campeonato del mundo de Karate JKA. La delegación de JKA Spain, a la que pertenezco yo y muchos de los compañeros que estábamos en el Gasshuku, llevó un equipo a competir. Todos ellos grandes personas y amigos a los que les deseábamos lo mejor. Durante meses estos competidores se habían estado esforzando al máximo, habían entrenado todo lo posible, lo habían dado todo para lograr hacer un buen papel. El campeonato se celebró y a pesar de que no se obtuvo ninguna medalla se dejó el pabellón bien alto.

¿Significa este ejemplo que por no haber obtenido una medalla el esfuerzo dedicado no ha merecido la pena? Obviamente NO. Todos ellos volvieron satisfechos y con buen sabor de boca, contentos y emocionados por haber estado a la altura de las circunstancias. Y por supuesto todo ese esfuerzo dedicado meses atrás queda para ellos, lo tienen debajo de la piel, forma parte ya de su bagaje como karatekas y por supuesto “ese esfuerzo nunca les traicionará“.

El ejemplo que aquí reflejo está muy relacionado con el karate Do y las artes marciales dada la temática del blog, pero el mensaje de la entrada es aplicable a cualquier aspecto de tu vida. El profesor que prepara sus clases a conciencia, el trabajador que se esfuerza en hacer su trabajo lo mejor posible, el emprendedor que arriesga todo por crear su empresa, etc … todos son ejemplos que nos indican lo mismo, que el esfuerzo nunca te traiciona.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s