¡Debemos ser proactivos. Nunca hay que dejar de entrenar!

Termina el verano, la gran mayoría hemos descansado, hemos disfrutado y ahora tenemos las pilas bien cargadas. En esta situación es mas sencillo entrenar, tenemos ganas de estar activos, de retomar nuestra práctica y de volver a ponernos en forma.

Creo que todo el mundo entenderá y estar de acuerdo en que hay que aprovechar esta inercia que el descanso y la desconexión nos brindan. Ahora todos empezamos a promocionar nuestras actividades, yo el primero, para iniciar el nuevo curso con fuerza.

Si bien es cierto que los niveles de hormonas de la felicidad  están ahora mismo a un nivel muy alto, también es cierto que a medida que vayamos entrando en nuestra rutina ese estado de energía plena irá menguando y algo habrá que hacer para no caer en la pereza, ¿no os parece?

Nunca dejar de entrenar

Decíamos que a medida que vayamos entrando en el día a día, a medida que vayan pasando las semanas el seguir entrenando con disciplina, el tratar de mejorar algo cada día puede hacerse muy cuesta arriba. Si pensamos en un momento por las razones por las que puedes dejar de ir al Dojo se me ocurren tres principalmente y vaya por delante que ninguna de las tres me parece justificada:

–    Tienes pereza, en mi opinión el mas flagrante y uno de los 7 pecados capitales. El año pasado sobre estas fechas ya hablamos de esto y planteaba la idea de ponerse pequeños objetivos que te ayuden a impulsarte y sobrellevar esa sensación tan negativa.

–  Te has lesionado, en este caso habría que preguntarse, ¿tienes todo tu cuerpo lesionado? hay todo tipo de lesiones, pero mi ejemplo va orientado a “la semana pasado entrenando me retorcí un dedo de la mano haciendo kumite y no puedo entrenar”. ¿De verdad crees que “no puedes entrenar nada”? Mi opinión en este caso es que si te duele una mano, un pie o lo que sea, tienes el resto de tu cuerpo sano, ¿no? En este caso orienta tu entrenamiento a otras cosas que si que puedas trabajar. Desde que practicamos Aoki Bioenergía nos hemos dado cuenta de que hay infinitos puntos de mejora y de trabajo, con lo cual “un dedo lesionado” no es excusa para dejar de entrenar.

–  Tu día a día te absorbe y no tienes tiempo. El trabajo, los estudios, etc., todo ello te quita tanta energía que cuando terminas esas actividades la desgana y desidia de ir a entrenar es mucho mas fuerte y prefieres irte a tomar una cerveza, o a sentarte cómodamente en el sofá. En mi experiencia, porque no lo he dicho antes, pero personalmente he sufrido todos los ejemplos que estoy relatando, es mucho mas inteligente ser un poco cabezota y exigirte ir a Dojo, te ayudará a desconectar y una vez termines lo verás todo de un color diferente.

En la vida cuando todo va bien es muy fácil ser proactivo, el verdadero reto, el auténtico crecimiento y desarrollo se da cuando te levantas después de haberte caído. Hay una gran verdad en el desarrollo de cualquier actividad, ya sea laboral, deportiva, artística, etc. La única forma de mejorar es practicando y además de forma inteligente. Por ello esa es la idea que trato de reflejar, debemos ser proactivos para poder evolucionar, cada uno a su nivel, cada uno en su ámbito y dentro del marco de este blog, concretamente en el arte marcial.

Una forma de ser proactivo y entrenar el máximo tiempo posible, es utilizar cualquier rutina de tu día a día para practicar algo, es decir, nunca hacer las cosas por hacer sino siempre buscar un porque y una razón de análisis y mejora. Trataré de poner algún sencillo ejemplo, pero son solo mis opiniones en voz alta, cada uno puede desarrollar sus propias ideas:

–  Realizar estiramientos mientras ves la televisión. En lugar de estar sentado o tumbado en el sofá, puedes aprovechar y sentarte en el suelo a realizar estiramientos mientras tienes de fondo las noticias o lo que quiera que cada uno vea en al TV. De esta forma aprovechas algo más el tiempo y si eres persistente acabarás por ignorar la TV y prestar mas atención a tu cuerpo, que dicho sea de paso es mucho mas interesante y tiene mucho mas que decir.

–  Dar un paseo y analizar como caminas. Mucha gente sale a caminar, pero no están centrados. En lugar de estar pensando en el trabajo, las clases, las facturas, durante el paseo, presta atención a como caminas que como utilizas tu cuerpo. Te ayuda a estar totalmente centrado y con atención plena y seguramente descubrirás cosas que mejorar y sobre las que trabajar.

–  Descubre tus virtudes y defectos. Tomate un tiempo para analizar y escribir tus puntos fuertes y débiles como practicante a Karate Do, Aoki Bioenergía, o la actividad que realices. Analizar lo que haces bien te motiva para potenciar ese punto fuerte y continuar adelante, por otro lado evaluar lo que haces mal te permite identificar puntos de mejor, conceptos no tienes del todo maduros y debes potenciar, así como de qué forma podrías desglosarlos y trabajarlos.

Todo lo que escribo en este blog no es ni mucho menos la verdad absoluta, tan solo son mis opiniones con las que puedes estar de acuerdo o no. Este articulo sigue esa misma línea y no trata de dar una solución milagrosa para entrenar y seguir adelante cuando estás alicaido, desganado, o simplemente roto … tan solo trato de lanzar el mensaje de que en cualquier circunstancia hay que ser proactivo y positivo, ser paciente, tener confianza, seguir entrenando y nunca rendirse, porque así es como se supera uno a si mismo.

Si te ha parecido interesante te agradeceré que lo compartas o me comentes tu opinión. Francamente espero que al menos a alguien le resuene todo lo descrito en este post.

¡OSS!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s